Las metodologías ágiles. La implementación de Scrum y su promesa de valor a corto plazo
shutterstock_292937036
Por: Paulina Roman SMC, SFC
En nuestro mercado las metodologías ágiles son cada vez más usadas por las empresas, pues nos permiten adaptarnos a los entornos cambiantes y exigentes que el mercado demanda hoy en día.
Dentro de estas metodologías, Scrum es el marco de crecimiento más rápido, y gracias a su gran adaptabilidad a los constantes cambios que los mercados de alta competitividad conllevan, por lo que es la mejor opción para asegurar la entrega de valor en corto tiempo y con ritmo sostenible para las empresas.
Las cualidades de Scrum son inagotables, como la iteración, lo que primordialmente facilita que se cumplan las promesas de valor a corto plazo, pues en cada Sprint se plantean objetivos cortos que entregan funcionalidad y por tanto valor, dando oportunidad a los clientes de validar los entregables y asegurar la calidad del producto. Así como el poder realizar modificaciones para ajustar el producto a los cambios del entorno, a esto se le llama flexibilidad.
Los sprints son fases con una duración de una a seissemanas en las cuales el equipo trabaja en la creación de entregables. El principio de Scrum es que en cada sprint sea entregado un producto potencialmente funcional que aporte valor al cliente.
Para identificar las tareas a desarrollar que conformarán un producto de valor, el Product Owner debe mantener actualizada su lista de historias, la cual debe estar priorizada. Scrum prescribe que la priorización se lleve de acuerdo al valor que aportará cada historia, es decir, la historia con más valor deberá colocarse en lo alto del backlog y las historias con menos valor debajo de esta.
Al priorizar correctamente y respetar los tiempos que Scrum recomienda, se podrá entregar al cliente un producto con valor  potencial en seis semanas o menos. Gracias a estos principios hacen que Scrum sea un marco prometedor para ganar valor a corto plazo.
Pero, ¿qué necesitamos para implementar Scrum?
Primero, necesitamos hacer una transformación en la cultura organizacional; crear un ambiente de responsabilidad colectiva con un sentido de autogobierno y alta confianza.
Conformar un equipo con los tres principales roles; que sea autónomo, interfuncional, auto-organizado y comprenda los principios que el manifiesto de metodologías ágiles y la práctica que Scrum proponen. Se debe asegurar que el equipo se encuentre motivado, pues un equipo motivado logra un mejor desempeño, elevando así el compromiso de entregar productos de calidad.
¿Es Scrum una opción para mi proyecto?
Scrum puede implementarse en cualquier tipo de proyecto, en cualquier tipo de empresa, las diversas ventajas que aporta Scrum, así como su gran adaptabilidad permiten que sea extendido a todos los ámbitos.
En la sección de herramientas de este Boletín, te compartimos una de las herramientas más importantes para la gestión de proyectos en un contexto Scrum, se llama  Scrum Board y permite llevar el control de las tareas en todo momento.
¡Si te interesa certificarte como Scrum Master contáctanos 5286377!