SCRUM: ¿Es una moda o llegó para quedarse?
500_F_209047375_ePoi6BP2Tptjevjf81en3pKbM9SOMHGr

Por Francisco Vaca 

Muchas personas que son responsables de proyectos tarde o temprano se enfrentan a la necesidad de acelerar la entregar el resultado de sus proyectos. Cuando eso sucede lo más común es que aparezca SCRUM como una “metodología” que es “ágil” que se está usando en “muchos proyectos” y que además tiene “muchas opciones de capacitación y de certificación”.  Por lo que podemos decir que “si está de moda”.

El problema con las modas es que son pasajeras y son pasajeras porque pasa el tiempo y hay pocos o ningún caso de éxito, es decir no se cumplen las expectativas iniciales de resultados.

SCRUM tiene una característica que lo hace susceptible de sufrir el fenómeno de la moda: “lo intentamos pero no funcionó”: Es fácil de explicar y de comprender pero difícil de implementar.

Es sencillo explicar que son tres roles (Product Owner, Scrum Master y Equipo de Desarrollo), que se crea un Product Backlog (que es definido, estimado y priorizado), que se producen entregables en un período fijo llamado Sprint, que al final hay un producto incremental y que para completar el ciclo se hace: Un Sprint Review y un Sprint Retrospective … ah y que durante el sprint se hace un un daily scrum.

Lo difícil está en que lo que se ve: La cultura, la organización y las prácticas de colaboración. Hay nuevos valores (si, el cliente es más importante que la rentabilidad), nuevos roles (el scrum master es responsable del proceso no del resultado), nuevas prácticas (hay que estimar con base en tamaños relativos) … por mencionar algunas.

En Alpha estamos convencidos de que SCRUM no es una moda porque si cumple con su promesa de valor, lo validamos con nuestra experiencia, pero que demanda acciones que van más allá de la capacitación o certificación de personas. Requiere que la organización adapte los elementos que hemos mencionado: Nuevos valores, nuevos roles y nuevas prácticas.